QUIÉN SOY

Valeria Garrido

Creadora de Ekhiarte

¡Hola! 

Soy Valeria, nacida hace 43 años en Argentina. Madre de 5 hijos que tienen 25, 11 y 5 años, y dos estrellas.

Llegué a España  en 2006 por amor. Desde entonces hasta ahora me casé, tuve dos hijes y me divorcié.

En 1993, siendo una adolescente de 18 años,  di a luz a mi primer hijo en una ciudad de la Provincia de Buenos Aires.

Me sentía apartada, no encajaba con el resto de mujeres de mi edad.  No respondía a lo que se esperaba de mí. Cuando se suponía debería estar estudiando alguna carrera, yo estaba dando la teta, cambiando pañales, limpiando vómitos y mocos, yendo a pediatras y calmando llantos. ¿Pero quién calmaba los míos? Sin vida social, sin posibilidad de estudiar ni trabajar, apenas teníamos para vivir. 

Nuestra sociedad patriarcal, machista y condescendiente  actúa de forma muy dura con nosotras.  Las mujeres estamos en desigualdad siempre y,  al ser madres, nos coloca en el estrato más bajo .

Mi hijo mayor hoy tiene 25 años, ya es un hombre adulto  y pronto emprenderá su vuelo…

 En todos estos años no paré de trabajar duro . Acabé el  bachiller que había dejado cuando nació mi bebé. Conseguí salir adelante, he acallado bocas, ¡muchas! ¡Me he enamorado un par de veces, he vivido en pareja y he cruzado el mundo por amor!

Cosas mágicas de la maternidad, es que con cada una de ellas me he puesto en duda, me he cuestionado y he cambiado muchos patrones con los que no me identificaba.

Pero también he tenido que luchar con cada decisión que tomaba en la forma que yo quería criar.

En el inconsciente colectivo las madres no sabemos hacer nada. Todos saben más que nosotras, nos dan miles de consejos no pedidos a diario, y cuando te sales del redil porque tu forma de criar no es la habitual entonces, además, te califican de mala madre, rara, especialita,  hippy, etc.

Siempre, siempre estamos en el punto de mira.

En 2007 fui madre por segunda vez. Dí a luz en un hospital de Pamplona y a 12.000km de mi tierra, de mi madre.

En 2013 parí en mi casa. No permitimos las visitas  de personas ajenas a la familia hasta pasados quince días tras dar a luz .Mi hija y yo estuvimos cuatro días desnudas haciendo piel con piel. Al quinto día empecé a portearla y así seguimos a diario.

Mis dos partos anteriores, aunque por vía vaginal, fueron inducidos, largos, dolorosos, en litotomía y  con episiotomía. Nuestras lactancias fueron mixtas.

Durante mucho tiempo creí que mi cuerpo no sabía parir sin ayuda, que yo sola no podía abrirme y dilatar mi útero para traer al mundo a mis bebés. Pensaba que mi leche no era suficiente y buena para criarles saludablemente.

Hoy estoy absolutamente segura de que, de haber compartido estos sentires con otras mujeres- lo que llamamos tribus- de haber sido  escuchada y de no haberme sentido  juzgada, la sensación de fracaso no hubiese sido tan grande. 

¿Por qué sobre maternidad? 

En 2008 conocí un grupo de mujeres de una asociación de lactancia. Me invitaron a participar en sus reuniones y aportar desde mi experiencia. Paradójicamente  al “ayudar” a todas aquellas madres cada semana la más beneficiada era yo . ¡Tengo tan presente aquel día!

Ir regularmente a los grupos y estar con otras madres fue el trampolín que me abrió el camino hacia otra forma de ver la maternidad y la crianza. Ya no me conformaba con saber ciertas cosas, yo quería intentar hacerlo mejor.

Después del parto de mi hija todos esos sentires desempoderantes desaparecieron para transformarse en poder. Todo cambió, me convertí en una loba. No había nada que creyera que yo no podía hacer. Es el tipo de poder difícil de explicar si no se ha vivido.

Reflexionar en mis propia historia me hizo plantearme preguntas:

-¿Y si no hubiese tenido ese parto?

-¿Y si hubiera acabado en el hospital para inducción otra vez?

-¿Era una posibilidad real?
Sabía que sí, por eso  me tomé el trabajo de allanar el camino antes de echarme a andar, quité todas las malezas desechando creencias equivocadas que no me permitían ver con claridad el sendero y me propuse empoderarme antes incluso de quedarme embarazada.

¿Cómo? Leyendo mucho, buscando fuentes fiables, libros sobre la fisiología del cuerpo de la mujer, sobre embarazo, parto, postparto, crianza, apego seguro. Pero sobre todo hice yoga y mantuve conversaciones con otras mujeres/madres. Todo esto me permitió calmar la ansiedad que me provocaban esos pensamientos negativos sobre la capacidad de mi cuerpo, y reemplazarlos por otros  que me acercaban cada vez más a  encontrarme segura de mí misma.

Hacerme preguntas me ayudó también en otro sentido. Yo he sido siempre una mujer sana, mis embarazos  fueron totalmente normales,sin ningún problema físico ni riesgo. Estaba perfectamente bien.

Entonces ¿por qué me habían inducido con oxitocina sintética y me habían practicado una episiotomía? ¿Por qué no he pude darles a mis primeros hijos la posibilidad de beneficiarse de una lactancia materna exclusiva y a demanda, y al mismo tiempo beneficiarme yo?

Por varias cosas.

Desinformación, medicina invasiva, falta de apoyo, profesionales sanitarios desactualizados y desinformados e intereses económicos ( la industria farmaceútica y de la alimentación artificial utilizando a profesionales como comerciales).

Patriarcado y machismo. Una mujer con un parto traumático  ( dolor, miedo, soledad) es más fácilmente manipulable.  Una mujer dueña de su parto, lactancia y crianza es un bomba de relojería para esta lacra.

 

Llegar a este punto en el que ya nadie puede decirme que no puedo no fue gratis. Supuso más de 20  años de sufrimiento hasta que decidí que tenía que actuar.

Actuar por mí y para que otras mujeres/madres no tuviesen que vivir en soledad lo que supone la maternidad. Debía reproducir de alguna manera aquel día cuando la vida me puso delante dos mujeres que me ayudaron a querer hacerlo mejor, a sentirme mejor, a saborear cada logro y cada cambio de patrones tóxicos. 

Maternar a los 18 años fue muy duro. He sido mal tratada, discriminada, juzgada y criticada por ser madre soltera. El padre, por supuesto, no. A las madres se nos juzga siempre,  hagamos lo hagamos, pero a  ellos nadie los señala.

 

Quiero ayudar a otras mujeres:

 

 

-A comprender, aceptar y disfrutar de todos los cambios que la naturaleza tiene previsto que sucedan cuando nos convertimos en madres y los años posteriores.

 

-A vivir la maternidad plenamente libres y empoderadas.

 

-A estar conscientemente preparadas de lo que va a suponer ser madres desde que decidan que quieren serlo.

 

-A no tener que lamentarse  porque “nunca nadie les dijo que la maternidad era esto” .

 

-A crear espacios donde las mujeres podamos compartir nuestras vivencias sin sentirnos juzgadas.

 

-A poder hablar abiertamente de nuestras maternidades, de la soledad y tristeza, la desesperación a veces, la mezcla constante de emociones. A saber que no estamos locas  al sentirnos abrumadas por  esa enorme responsabilidad que nos invade porque un  recién nacido depende  de nuestros cuidados, que sentimos inexpertos.

 

-A sentirse libres y sacar fuera toda esas cascadas de emociones, a limpiarnos con el llanto si es preciso.

 

-A saberse comprendidas aunque su experiencia sea única, sabiendo que no están solas en sus experiencias y sentir.

 

 

No  soy defensora de parto en casa, ni de la lactancia, ni del porteo, ni del colecho.
No defiendo un tipo de crianza sobre otra.
Soy defensora de que las mujeres transiten su maternidad con total libertad y que puedan vivirla plenas de poder y conexión.

 

 

Porque en esta tesitura siempre haremos lo mejor.

 

 

 

Contacta conmigo

Escríbeme y concertaremos una cita en la que podamos ver cuáles son tus necesidades y cómo puedo ayudarte.

670 936 687

ekhiarte@gmail.com

www.facebook.com/ekhiarte

@ekhiarte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
¿En qué puedo ayudarte?
Powered by